Aqui estoy tranquila La danza de las horas llega La danza de la espera sigue. Yo soy la vida.

lunes, 8 de septiembre de 2014

Recuerdo de un pasado traído por mi amigo el viento...

Y aquí están ¡Frijolito y Robustiana!

Y aquí están ¡Frijolito y Robustiana!


A mis hermanos presentes, Nancy, Carlos y Rafael. Y a la memoria de los que ya no están, José Enrique y German.
Nunca tuve la fortuna de escuchar a mi madre en algún capítulo de Frijolito y Robustiana. A veces creo recordar imágenes difusas en la TV, con mi madre en ella, transformada en una negra habladora y risueña. Pero pueden bien ser jugarretas de mi mente pues para aquél entonces tendría yo cuatro o cinco años de edad.
Frijolito y Robustiana fue un programa humorístico, de la radio venezolana de mediados del siglo XX, que pintaba a una familia pobre de venezolanos negros, cuyas peripecias y ocurrencias, deleitaban a un país inocente, jovial y que, en cierto modo, se identificaba con ellos. Carlos Fernández era el autor y libretista, además de interpretar magistralmente el rol de Frijolito. Mi madre, Ana Teresa Guinand, era la inconfundible Robustiana.
El éxito del programa fue arrollador. Primero por radio, a través de la Radio Caracas Radio y posteriormente, con el arribo de la televisión, fue parte de la programación estelar de Radio Caracas Televisión. En 1945, si mal no recuerdo, se filmaron dos películas para el cine, una de las cuales se llamó “Las aventuras de Frijolito y Robustiana”. Incluso poseo una copia del contrato de la cinta.
Todo esto viene a cuento porque hace unos meses recibí un e-mail de alguien que había contactado mi bitácora en una búsqueda referente a Rafael Guinand. Al encontrar mis páginas me escribió:
Estimado Emilio,
Tengo algunas grabaciones históricas de la radio en Venezuela que obtuve cuando hice mi tesis hace casi 10 años, lamentablemente debo buscar en mis archivos los datos de fecha y emisora, pero en una de ellas una señora cuenta que su papá desciende de suizos franceses (habla de Neufchatel) y haciendo un google search llegué a tu página.
Por favor confirmame si esta es tu direccion de email para enviarte una copia en mp3, me imagino que te gustará mucho tenerla.
El señor que me las dio se llamaba Roberto Puchi, él guardó y restauró estas grabaciones, y me las dió con la condición de que las usara solo con fines de estudio, que no las compartiera porque nadie iba a apreciar el esfuerzo que le habia costado recuperarlas…
Poco después recibí, para mi total asombro, una grabación de mi tía Josefina Guinand, hablando sobre Rafael Guinand y otra, inédita e histórica, de un episodio de Frijolito y Robustiana. Por aprecio al señor Puchi y a su familia, les pedí permiso a través de esta lectora y amiga, llamada Marisol Pérez Savelli, para publicarla a través de mi bitácora. La respuesta fue afirmativa. De tal manera que con esta nota rompo mi silencio de meses y con gran felicidad les regalo esta joya de la historia de la radio y del arte en Venezuela: Frijolito y Robustiana. Disfrútenlo, descárgenlo y difúndanlo. Pero, por supuesto demos las gracias en primer lugar a la memoria del señor Roberto Puchi y en segundo lugar a Marisol Pérez Savelli quien me contactó y tuvo la gentileza de ofrecerme la grabación. Para ellos, mi eterna gratitud.
Les ruego que si van a difundirlo, citen siempre la fuente.
Material obtenido vía Internet, en http://extempforaneo.net por gentileza de Marisol Pérez Savelli y Emilio Ortiz Guinand. Preservación y restauración: Roberto Puchi (+)
Solo una nota final sobre Roberto Puchi. Tomo las palabras de Marisol:
El Sr.Roberto Puchi vivía y murió en Caracas, específicamente en Quinta Crespo. Era ingeniero pero sus últimos años los dedicó a su querida música. El desarrolló sus propios filtros y técnicas de limpieza de audio y hacía maravillas desde su propia casa. Falleció en el año 2003.
Para escuchar o descargar, en formato mp3

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada