Aqui estoy tranquila La danza de las horas llega La danza de la espera sigue. Yo soy la vida.

martes, 27 de enero de 2015

Libro de poesía infantil escrito por el insigne valenciano Don Arturo Machado Fernández...Referencia para los amantes del tema que desconocen su existencia.


El Carabobeño 01 agosto 2013

Martha Barroeta || Taller de Fantasía

Arturo Machado Fernández (Valencia 21/05/1921)
mebarroeta@hotmail.com
Está grabado indeleblemente en el cristalino cofre de organdí, donde los sentimientos tienen refugio seguro, donde se cobijan las expresiones que pueden brotar de ese ramillete sagrado, ramillete que hoy envuelto en un manto de seda de tonos cálidos y apacibles, vuelve a mí para recordar a un amigo, a un maestro de juventudes. Amigo del saber, a don Arturo Machado Fernández, alma limpia y digna, el más exquisito de los poetas soñadores.
Hoy, al recordarte nuevamente, después de más de veinte años que decidiste emprender una nueva etapa del viaje de la vida, testimoniamos un profundo agradecimiento; nuestro corazón no se desprenderá de tu ejemplo, jamás olvidaremos al primer eslabón de una cadena armoniosa hacia el infinito.
A ti, don Arturo te digo: Son necesarios millares de años para que desaparezca la luz de una estrella apagada. ¿Cuánto tiempo pueden pues, vivir y perpetuarse después de nosotros los sentimientos dulces y sencillos que hemos hecho irradiar de nuestros corazones?
Hombre que profesó el culto a la belleza: esa madurez espiritual y artística, ese modelo y esa maestría con que hilvanabas cada palabra que brotaba con fluidez extraordinaria en las conversaciones informales, todo lo guardamos sembrado en el corazón.
Valencia lloró tu partida, las letras de tu terruño estuvimos de duelo, por un momento dejaron de trinar los pájaros, detuvieron los árboles sus hojas y se alejó el sonido del tiempo. Todo parece guardar un profundo silencio entre melodías infinitas.
Te conocí en la tarde de tu vida, cuando leíste mis poemas y me animaste a continuar escribiendo.
Don Arturo, tu Valencia es mi Valencia, de música y poesía, “es de pájaros y trinos, de azúcar sonrosada y de fragancia”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada