Aqui estoy tranquila La danza de las horas llega La danza de la espera sigue. Yo soy la vida.

martes, 20 de enero de 2015

A Andrés Bello le preocupaba profundamente el destino de la lengua. La posibilidad de que los países hispanoamericanos representaran un gran papel en el escenario internacional y llegaron a fructificar plenamente dependía en un grado inmenso de cómo podían conservar y mantener una lengua culta viviente. Como herederos del sabio venezolano, maestro de Simón Bolívar, l@s maestr@s que fuimos formados y trabajamos según los lineamientos del Dr. Luis Beltrán Prieto Figueroa quien en 1948 fue designado por el presidente Rómulo Gallegos, Ministro de Educación, seguimos esos parámetros educativos. A raíz del golpe de estado del 24 de noviembre de 1948, Prieto Figueroa fue al exilio. Con el restablecimiento de la democracia el 23 de enero de 1958, regresa a Venezuela y se dedicó a la labor educativa en el exterior como jefe de misión al servicio de la Unesco, primero en Costa Rica (1951-1955) y luego en Honduras (1955-1958). También fue profesor de la Universidad de La Habana (1950-1951). En 1959 fundó el Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE).

Andrés de Jesús María y José Bello López (Caracas, 29 de 

noviembre de 1781 - Santiago, 15 de octubre de 1865)

A Andrés Bello le preocupaba profundamente 

el destino de la lengua. La posibilidad de que los 

países hispanoamericanos 

representaran un gran papel en el escenario 

internacional y 

llegaron a fructificar plenamente dependía en un 

grado inmenso 

de cómo podían conservar y mantener una lengua 

culta viviente. 

Bello era un humanista y sabía lo que había pasado 

con el 

latín cuando decayó el Imperio Romano”

    “Bello se esmeró en que la educación tuviera como 
misión esencial enseñar a hablar, y conservar la unidad 
general del idioma. Con este fin, escribió este libro monumental 


“La gramática de la lengua española para uso de los americanos”, 
donde dice que la gente debe hablar una lengua viviente, 
pero teniendo mucho cuidado con los neologismos, los modismos 
y los localismos, que son los que terminan con la manera 
de hablar, con hacerla incomunicable. Y decía algo más: 
“no debemos imitar la manera de hablar de otras regiones…”
    “La herencia viva que nos deja Bello puede perder validez 
con el tiempo, pero lo que se afirma como cosa perentoria 
y fundamental es la necesidad de conservar la unidad providencial 
de la lengua, no permitir que se fragmente, no permitir que se 
empobrezca, poner todo el esfuerzo de la educación en 
mantener, conservar  y transmitir la lengua más rica, más completa 
y más válida que se le puede dar a un estudiante…”

Arturo Uslar Pietri, OL (Caracas, 16 de mayo de 1906 - ibídem, 26 de febrero 
de 2001)
Esta reflexión del Dr. Arturo Uslar Pietri, sirve como presentación 
de lo que motivaba a quienes formados como maestr@s normalistas


por el Dr. Luis BeltránPrieto Figueroa (14 de marzo de 1902, 
La Asunción- 22 de abril de 1993,Caracas)
buscábamos en 
nuestras horas de clases de lengua y 
literatura como parte de la formación de niños, jóvenes y adultos. 
Trabajábamos sobre el español que hablamos en Venezuela y, mediante 
el estudio de la oralidad, pudimos evidenciar la creatividad, la rapidez 
mental y el sentido del humor que nos caracteriza y que lográbamos 
en nuestras aulas al impartir diariamente las clases, cuando el 
contacto con los alum@s nos llevaba a conocer lo trascendente d
ir de la la mano de grandes escritores, que leíamos en la Revista Trcolor,
o en los pocos libros de textos de que disponíamos, asunto que nos 
exigía inventar senderos para que los niños y adultos transitaran mundos 
de magia y sabiduría que le permitirán comprender mejor los secretos 
de la palabra escrita, despertarles el espíritu crítico que se agudizará 
y asi poco a poco, llevarl@s a entender y a analizar los procesos 
derivativos y la formación de palabras que enriquecían su vocabulario. 
Estábamos convencidos que conocer el funcionamiento de las 
estructuras de la lengua materna, en distintos contextos y 
situaciones, nos convertirá en un mejor hablante y un mejor oyente, 
en un escritor y lector, capaz de  internarse por los senderos de 
nuestro idioma, lograr conocerlo, así como el mundo literario que traslada 
al lector al placer por las palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada