Aqui estoy tranquila La danza de las horas llega La danza de la espera sigue. Yo soy la vida.

domingo, 26 de mayo de 2013

Artículos II y III

LETRA MÍNIMA/ Luis Beltrán Prieto 
Figueroa, Maestro
MARISELA GUEVARA
mariselaguevara2008@yahoo.com.ar

30/05/12.-

Entre 1902 y 1993, Luis Beltrán Prieto Figueroa logró conjugar en su trayectoria los elementos que contribuyen a labrar una vida feliz y trascendente. En fecha temprana reconoció su vocación pedagógica y emprendió a los 18 años el camino de la enseñanza ejerciéndola en todas las formas que tuvo a su alcance. El centro de su plenitud consistió en ofrendar a sus congéneres lo que cultivó en su formación como ser estudioso y atento al conocimiento. A la par de ello, hizo incansable tarea política, legislativa y creativa. No se privó de la entrega generosa hacia su familia y la humanidad desde todos los lugares donde le tocó estar. Hoy su palabra clarividente florece en su obra escrita aún no compilada en su totalidad.
En los tiempos que corren observamos un mundo en el que permanentemente aparecen nuevos lenguajes en todos los campos del conocimiento. Este complejo fenómeno que proviene en muchos casos de la tecnología, resulta a primera vista fascinante pero puede también apabullarnos, pues, ¿cómo asimilar tan vertiginosa ola de transformaciones sin que se nos trastorne la razón? A su vez, este aporte no garantiza de forma automática una mejor comunicación entre los humanos, acto principal de la vida.
En días recientes una profesora de enseñanza secundaria en Uruguay, Graciela Bianchi, fue centro de una arrolladora polémica tras ser grabada en medio de una discusión que tuvo con sus alumnos al final de la clase. El video fue alterado, editado y subido a you tube para desprestigiarla. Contrariamente a lo que se pretendía, el hecho le dio tal notoriedad como para ser recibida por el presidente Mujica y su Ministro de Educación, instancias donde hizo una serie de planteamientos sobre los retos educativos de los nuevos tiempos. En una de sus entrevistas a los medios Bianchi afirmaba: “El alumno que no tiene lenguaje, que es la mayoría, no tiene pensamiento. Uno se da cuenta que los chicos quieren expresar cosas que no pueden. Por eso de pronto se ponen a llorar con mucha facilidad y te das cuenta que es la impotencia de no poder expresar lo que están sintiendo.”
Entonces, por un lado tenemos una sobreabundancia de lenguajes audiovisuales y tecnológicos en un horizonte aparentemente infinito y, por otro, una paradójica reducción del habla cotidiana. Esto es un contrasentido propio de nuestra era en todo el mundo y tiene diversas consecuencias. Es allí, en el examen de esta experiencia, donde la palabra de Prieto, el Maestro, cobra fuerza y nos insta a recuperar la lectura de su obra para pensar sobre los principios fundamentales de la enseñanza.
Max Macías. Notitarde 23-05-13
Vemos con asombro cómo el Gobierno Nacional pretende hacerle frente al auge de la delincuencia militarizando el país. Qué cosa más torpe, Señor mío, atacan las consecuencias de las malas políticas educativas y prevención del delito, y no buscan ir al origen de las mismas.

El país presencia perplejo, cómo todas aquellas instituciones creadas por el Maestro Prieto para ayudar a la juventud en su formación profesional desaparecieron, permitiendo el ocio en los muchachos, que al no tener herramientas para enfrentar la vida son pasto de la delincuencia, aunado a la plaga de los embarazos no deseados, que imposibilitan la formación de nuestras muchachas a temprana edad.

Vamos hablar un poco de su vida, para ver si abren los ojos nuestros gobernantes, que tienen la creencia que utilizando el garrote policial resuelven los problemas estructurales del país.

Luis Beltrán Prieto Figueroa, fue uno de los más importantes docentes venezolanos del siglo XX. Destacado luchador de los derechos del pueblo. Para él, la educación debía responder al interés de la mayoría, en tal sentido exigiría ser democrática y obligatoria.

El Dr. Prieto Figueroa, egresa de la Universidad Central de Venezuela en 1934 con el título de Doctor en Ciencias Políticas y Sociales. Su azarosa vida pública se desarrolló impulsado siempre el proceso educativo, integró la Comisión Redactora del Proyecto de Constitución Nacional (1936) y de la Carta Magna de 1961, dejando siempre su huella en lo que fue su pasión, la educación. Fue coautor del primer proyecto de Ley de Educación de 1936, ideas mantenidas aún en el régimen dictatorial de Marcos Pérez Jiménez; igualmente su pensamiento educativo estuvo presente en la Ley de Educación de 1980.

Prieto Figueroa fue pionero del gremialismo en Venezuela, en 1932 fundó la Sociedad de Maestros de Instrucción Primaria, génesis de la Federación Venezolana de Maestros (FVM) que funda en 1936. El insigne educador transforma la vieja Escuela de Artes y Oficios en Escuela Técnica Industrial en 1947, y en 1959 creó el Instituto de Cooperación Educativa (Ince). Muere en 1980.

OjO pelao. El Maestro Prieto llora, al ver que sus esfuerzos para enaltecer la educación para el trabajo se desvanecieron. Los problemas de la Nación deben tratarse no tan solo en sus consecuencias, hay que ir a sus raíces. MÁS Y MEJOR EDUCACIÓN PARA LA CONVIVENCIA DEMOCRÁTICA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada