Aqui estoy tranquila La danza de las horas llega La danza de la espera sigue. Yo soy la vida.

jueves, 24 de julio de 2014

"UN NIÑO VENEZOLANO QUE NOS DIÓ LA LIBERTAD"


Simón Bolívar en un retrato realizado hacia 1800.

Lucy Magallanes de Ortega tiene un libro dedicado íntegramente a Simón Bolívar (Caracas 1783- Santa Marta (Colombia) 1830) que todos los niños y maestros de América deberían leer...
Su título:
"UN NIÑO VENEZOLANO QUE NOS DIÓ LA LIBERTAD" editado por el Gobierno Bolivariano de Carabobo,Secretaría de Cultura, 2008. 141 p. (Colección Especial Infantil)

De él nos dice la poetisa:
"Con mi ternura de maestra y mujer a los niños de Venezuela"
Aula Jardín "Dra. Lya Imber". Pabellón de niños. Hospital Central, Valencia, Carabobo.

"Es el año bicentenario del nacimiento de Simón Bolívar. Libertador de Venezuela y Héroe Americano.
He aprovechado este magno evento nacional para escribir un libro dedicado al Niño Simón.
Lo escribí en nombre de los centenares de niños enfermos que durante veinticuatro años han pasado por el Aula Jardín "Dra.Lya Imber", que funciona(ba) en el Departamento de Pediatría del Hospital Central de Valencia.
Ellos, los niños enfermos han saboreado la dulce medicina llamada alegría. El Aula Jardín fue ordenada por el insigne Médico Pediatra Jorge Lizarraga.
El dedicó su vida a los niños enfermos. Su obra es amplia como el horizonte llanero. Alta como la cumbre andina y rica como el vientre fértil de la madre tierra Venezuela.
El Dr. Jorge Lizarraga fue un soñador.
Uno de sus sueños realizados fue este pequeño lugar denominado Aula Jardín. Aquí los niños enfermos juegan y olvidan el dolor. Cantan y la música de nueva vitalidad a sus cuerpos.
"Lya Imber" (nació en Odessa, Ucrania el 17 de marzo de 1914 y falleció en Caracas, Venezuela el 13 de septiembre de 1981) es el nombre del Aula Jardín. Recordando a la pequeña niña rusa. Asi lo quiso el Dr. Lizarraga.(En un espacioso valle del macizo aroeño del estado Yaracuy, en San Pablo, el 16 de Julio de 1899 nació Jorge Lizarraga. Murió en Valencia en 1976, a los 77 años de edad.) 
Hoy estos insignes nombres son un símbolo de amor y de ternura en la eterna energía de lo invisible.
Hoy escribo el libro:

"UN NIÑO VENEZOLANO QUE NOS DIÓ LA LIBERTAD"
Gloria y Paz."

PÓRTICO:

NIÑOS:
"Comienzo la clase de historia y un cuento voy a contar, de un niño venezolano, que nos dio la libertad.
Bolívar vino al mundo. Cumplió una gran misión. Vivía sueños de gloria. Se saturó de honor.
La vida le dio penas y lo vistió de amor. Ahora alumbra al mundo, como radiante sol.

Ahora estoy tranquila. Mi vida tiene paz. Escribo de Bolívar, su infancia en levedad, de sueños que imagino sumergida en visión, de la parte invisible del mundo de la ilusión.
Ahora estoy soñando. Mi sueño es realidad, escribo de Bolívar, su vida en soledad. Sin tiempo y sin espacio. En una eternidad.
Asi termina el cuento. Historia de verdad, que nos habla de un niño, que es Héroe Nacional".

Lucy Magallanes de Ortega





SEMBLANZA DE UN EPÓNIMO DR. JORGE LIZARRAGA


lizarraga th
En un espacioso valle del macizo aroeño del estado Yaracuy, en San Pablo, el 16 de Julio de 1899 nació Jorge Lizarraga. Se graduó de doctor en Ciencias Médicas en la Universidad Central de Venezuela en 1925. Preocupado por las necesidades de la infancia, se fue a Francia y se formó como pediatra en la Universidad de Paris. A su regreso al país se establece en Valencia, estado Carabobo y con el cúmulo de conocimientos adquiridos siente la necesidad de un espacio físico apropiado para la práctica de la medicina pediátrica pública. Mientras tanto ejerce como pediatra en el Hospital Civil de Valencia, del cual fue director y promotor de grandes cambios. La doctora Gladys Carmona de Castillo, discípulo y amiga del doctor Lizarraga recuerda una anécdota sobre la visión reformista del doctor Lizarraga: “La familia Lizarraga era muy amiga de la familia Sterling, propietarios de la otrora Electricidad de Valencia, y en un encuentro informal entre ellos, el doctor Lizarraga le solicitó colaboración al señor Sterling para la construcción de un hospital de niños para Valencia, y a través de esta cercanía se consolidó la obra de lo que pasaría a ser el Hospital de Niños de Valencia, dentro de lo que es hoy la Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera (CHET). De esta nueva y moderna institución pediátrica inaugurada en los años cincuenta, el doctor Lizarraga fue no sólo su fundador sino también su primer director, y desde allí estructuró y organizó una eficiente atención a la infancia. En 1958 apoyó la creación de la Universidad de Carabobo (UC) y facilitó la pasantía en el Hospital de Niños de Valencia de los estudiantes de pregrado de Medicina para que tuvieran los primeros contactos con las patologías pediátricas, a través de una enseñanza guiada. Bajo su gestión se dieron también los primeros pasos para la creación de residencias asistenciales programadas en Pediatría, y fue promotor del Centro de Asesoramiento Toxicológico (CATUS), que en 1972, fue honrado con su nombre. En 1973, en el marco de las Jornadas Nacionales de Pediatría, celebradas en Valencia, es designado epónimo, siendo el primero en la historia de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, en recibir tan digno reconocimiento en vida. Anteriormente en 1966, y 1967, se habían hechos homenajes a los doctores Pastor Oropeza, y Gustavo H. Machado, respectivamente, pero no en calidad de epónimos. Fue autor de grandes trabajos científicos y desempeñó importantes cargos dentro del mundo gremial e intelectual. Fue fundador y presidente del Colegio de Médicos del estado Carabobo, contribuyendo durante su gestión a la fundación, en 1945, de la Federación Médica Venezolana. Fue miembro correspondiente de la Academia Nacional de Medicina, consultante de la Cruz Roja de Valencia, y fundador del Consejo Venezolano del Niño en Carabobo. Murió en Valencia en 1976, a los 77 años de edad. Años después las autoridades sanitarias del estado Carabobo, designan al Hospital de Niños de Valencia con el nombre del doctor Jorge Lizarraga, como una forma de inmortalizar su legado a favor de la infancia venezolana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada