Aqui estoy tranquila La danza de las horas llega La danza de la espera sigue. Yo soy la vida.

miércoles, 16 de julio de 2014

José Martí decía: "Hay sólo un niño bello en el mundo, y cada madre lo tiene"

Notitarde 14/07/2014 

Escribir y desear como un niño

Manuel De Quintal
Una frase de Coelho cita que "un niño siempre puede enseñar tres cosas a un adulto: a ponerse contento sin motivo, a estar siempre ocupado con algo y a saber exigir con todas sus fuerzas aquello que desea". José Martí decía: "Hay sólo un niño bello en el mundo, y cada madre lo tiene", me atrevo a decir como muchos, cada niño que nace Dios nos dice que no ha perdido la esperanza en la humanidad, un niño se siente plenamente seguro cuando sus padres se respetan y se aman en torno a ellos, algunos de ellos no los tienen por diversas circunstancias. El abandono de un niño es un hecho cruel, no debería existir esa condición en ninguno de ellos.
Hoy me gustaría escribir, sentir, soñar, reír y ver el mundo todo el resto de vida como un niño, ver que cada niño goce plenamente de un hogar, de una familia y del amor de sus padres, pero también es cierto que hay muchos que ni saben que esos sentimientos existen, pasan todos los días soñando con algo que no conocen, pero saben que la ausencia de esos sentimientos no lo merecen y que duele, su primer derecho es ser amado y respetado por quienes lo trajeron al mundo. Ya suman más de 50 años que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dio vida al día del niño que pronto llega, como una manera de recordar, comprometerse y luchar por los derechos de todos los niños del mundo.
Si lograra comunicarme con el cielo y me concedieran un deseo como niño, pediría por igual para todos los niños unos padres llenos de amor, sabiduría y afecto, con un combo full equipo de alegría, juguetes a montón, nada de medicina ni enfermedades, millones de sonrisas, bastantes caramelos y chocolates para todos. Que solo nos contasen de la maravilla que es nuestro planeta, que nos enseñaran más a contar las estrellas y las virtudes, restar los lloros y las necesidades, multiplicar las alegrías y los afectos, aprender a dividir con equidad todos los tesoros escondidos de la vida. Que todos los hogares fuesen pintados con el color del arco iris, llenos de prosperidad y buena alimentación, que la única forma de pagar las responsabilidades fuese con una sonrisa y llenos de fe. Que la escuela solo tenga una materia llamada amor al prójimo y ser feliz, en el diccionario desapareciera la palabra abandono, huérfano, sufrir, odio y quedase prohibido el dolor en los niños por cualquier circunstancia y para todos los padres hermosos y responsables una promoción de vida plena y eterna junto a sus hijos.
Si pudiera escribir un libro mágico como niño y esa historia se convirtiera en realidad para siempre, desearía que fuese contada palabra tras palabra por cada niño que exista en el mundo. Dentro de ese gran libro pintar millares de dibujos hechos por sus manos, que su olor fuese el aroma de los recién nacidos, que estuviese guardado y cuidado como lo sabe hacer el corazón de una madre y que el final sea para siempre feliz… nada es imposible menos para un niño, para ellos existen los superhéroes, las carrozas mágicas, el genio de la botella, los fantasmas pueden ser buenos, las estrellas, el sol, la luna, el mar y todos los animales hablan, las plantas tienen vida y todas las flores son bellas y para su mamá, el peligro no existe y el dolor de una caída jamás se siente, ¿entonces por qué no creer que puede ser posible un mundo mejor para todos ellos? Los niños no saben qué es lo perfecto ni lo imperfecto, tampoco deberían saber de guerras y muertes sin sentido, solo deberían saber qué es vivir eternamente feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada