Aqui estoy tranquila La danza de las horas llega La danza de la espera sigue. Yo soy la vida.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Lucy Magallanes de Ortega, maestra de Colmenares arrulladores y sabias en la pedagogía de los poemas que deleitan a los pequeños pobladores del Kinder y de las aulas primarias y elementales. La poesía de Lucy es ágil y fácil, pedagógica y simple, lavadita como pañal para el bautismo y tibia como ropita de Nochebuena así lo afirma María Clemencia Camarán en el "prologuito" de su poemario simplemente niño.

Elaboración creadora para los pequeños

Blancanieve Portocarrero (Blanca Nieves Portocarrero, Nació en Valencia el 5 de agosto de 1935,  donde obtuvo el título de maestra normalista para ejercer en la Escuela Fernando Peñalver. Siguió estudios de Derecho en la Universidad de Carabobo, de donde egresó con el título de abogada en 1966, integrando la promoción Manuel Feo La Cruz. En esa institución estuvo dedicada a la docencia durante 40 años como profesora de Derecho Comparado y de Metodología de la Investigación. Fue directora del Instituto de Derecho Comparado de la UC y destacó como experta en Derecho Agrario. 
Como embajadora en Alemania logró que se establecieran con Venezuela plenas relaciones diplomáticas, que anteriormente estaban limitadas a relaciones comerciales. 
Su gran amiga Gladis Zamora destacó que en este cargo se entregó a la promoción de nuestro país para dar a conocer su patrimonio cultural y natural, abogando siempre por la integración de los países latinoamericanos. 
La distinguida dama, cuya bondad y formación intelectual fueron características de su personalidad, deja viudo al profesor César Guzmán, padre de sus hijos César, Carla Marina y Nelson Federico, quienes están recibiendo las condolencias en la Funeraria Santa Rosa, frente al Parque Negra Hipólita donde este lunes a las 2 de la tarde tendrán lugar las exequias, con asistencia de representantes de la Cancillería y del gobierno nacional. (El Carabobeño 22 noviembre 2010)
servicio.bc.uc.edu.ve/derecho/revista/idc22/22-21.pdf

Presentación de Libros de Poemas, Literatura y Música Infantil. Actividad de Extensión
con motivo del Día Internacional de la Mujer Patrocinada por el Ateneo de Valencia,
Instituto de Derecho Comparado de la Facultad de Derecho. Fundación Roque Muñoz y
Cátedra Libre de la Mujer de la U. C.
Resumen
Investigación vivencial que sé enraíza con la cotidianeidad y que hace que la emergencia de lo
posible aflore como insumo de una investigación libre, diáfana, y profundamente comprometida
con la vida misma donde el sol se mira con la luna en un silencio profundo de complicidad y
amor... Vitalia Muñoz, Lilia Bonnemaison, Lucy Magallanes y Alecia Castillo, son las artesanas
de esta creatividad amorosa.

Que alegría y que satisfacción reencontrarme con: Vitalia, Lucy, Lilia y Alecia, en este espacio de
amor, poesía y de música que vibra al ritmo cotidiano del "Tralala " de las abuelas.
Espacio de sabiduría y de paz, de enseñanzas comunes reencontradas en el don particular que nos
une, el de ser maestras.
'El universo gira y canta " dice Vitalia y al oír su canto vuelvo a la intimidad del silencio y veo
la risa del sol que danza conmigo que proyecta mi sombra, que me hace girar que me nutre, me
vivifica y me ánima.
Me imagino entonces una noche de luna llena esa, que en el llano Venezolano pareciera unirse al
horizonte para esconderse con el sol y dormirse en los brazos de la hoguera.
Continuo cantando el Himno inacabado del amor y siete cabrillas traviesas, salen a mí encuentro
tejiendo un arco iris de luz, me alumbran, me cubren, me entornan entonces me siento una
estrella y desde lo alto, veo los cocuyos parpadear encendiendo el camino de bachaquitos
solidarios cargados de esperanza que se saludan al pasar.
Sigo girando y cantando en mi órbita boreal y abajo me saludan un colibrí, una rosa que
despierta, un árbol que florece, una cruz que se viste de colores, y una danza de niños que cantan
y giran, que sienten... que aman como yo, entonces me inclino en reverencia y exclamo ¡Oh!
Señor Dios del universo, quiero estar ahora en tu regazo y sentir que me arrullas con tu brisa y
me enseñas a vivir las "Bellezas y secretos de la literatura infantil" que Lilia me regala... ¡Oh!
que dulce fantasía... A lo lejos ecos multiplicados de una sinfonía perdida en la imaginación infantil... de nuevo me
apropio del silencio y siento el ritmo vibracional que me indujera Vitalia con su danza cósmica y
se abren los espacios de la imaginación sensible,... entonces, intuyo la totalidad transcendida... no
hay posibilidad de dormir en el vacío, - me digo, y Lilia parafraseando a Sartre... me responde
"es trascendentalmente libre que el hombre imagine"... no olvides aquello que aprendimos juntas
continua, "la imaginación infantil no está totalmente vacía de poesía"...las canciones de cuna,
aquellas que tralalean las abuelas de Alecia, yacen allí como experiencia primigenia del lenguaje
secreto de la imaginación creadora.
Lilia va de lo secreto a lo fantástico en una especie de magia y nos presenta una particular
manera de alimentar a los niños... sonidos,... ritmos..., imágenes..., torbellino de palabras que se
filtran por la historia y la aventura y entonces el niño se vuelve actor... Sigo hurgando en la
profundidad de lo secreto y me encuentro con el "Poder de lo Imaginario" en una complicidad
afectuosa entre la ficción y el mito que me lleva a los "Relatos del Encantamiento".
Las Hadas me saludan con sus varitas mágicas, los Duendecillos anuncian que "Melisa" quiere
volar, Verónica interpreta el lenguaje del "Cucú" y María tiene el poder de producir estatuas
humanas.
- Dile a los niños de tu país, me dice el Duendecillo que aquí no nos aburrimos, que nunca
estamos solos y que profesamos la religión del amor,... Sigo hurgando en los espacios de la
intimidad y me encuentro con Morita Carrillo quien me presenta su diminuto personaje de
madera con un sombrerito de goma y piececito puntiagudo experto... además, en la danza y el
ballet.
Allí me encontré con Lucy, - dice Lilia -, una diminuta mujer blanca como la seda que todos
dicen que conoce los misterios de la lluvia, la vida de las hormigas y la comunicación de la brisa
y el rosal.
Volví a la bella profundidad de los secretos, y observe un escenario maravilloso, los actores
todos niños y niñas, amigos fieles de los animales... al final en una piedra encantada un letrerito
en Sanscrito, "Las Fábulas de Bentey", «El Paso de las Aceitunas»... seguí hurgando sorprendida,
y leí, aquí se siente "La Aventura de los Molinos de Viento", y me pregunté ¿Cervantes estuvo
aquí? Y Lilia contestó... "para el niño no hay fronteras entre lo real y lo imaginado".
De pronto salieron al encuentro: Caperucita Roja, Barba Azul, El Gato con Botas, La Cenicienta,
La Bella Durmiente, Pulgarcito, Blanca Nieves y un Lobo con Siete Cabritos atrás... entonces
recordé las siete Cabritillas de Vitalia serán familia me pregunte? Es posible me contessto Vitalia
silenciosa, todo es "energía creadora". Mire cuidadosamente a un extremo y vi de nuevo a Lilia y
con voz muy suave me recordó.
"El lenguaje de la imaginación abre la compuerta de la mente infantil, hacia caminos que
conducen a otros tiempos y espacios, por ello el tesoro de los cuentos y la poesía es como un
aprendizaje que transporta al niño a una temporalidad ficticia y a un espacio interior maravilloso".
-El arte sensibiliza un estado armónico del espíritu, me dije.
Oh, que extraordinaria travesía, y mirando al horizonte pensé como quisiéramos ser
"Simplemente niños" niños como Simón, el pequeño Andrés Eloy, como el Negrito pintor con
ojos de Parapara y carita de Arrebol que pinto sobre la Tierra los angelitos de Dios.
Luci, la menudita de seda que me presento Lilia allá en la profundidad del secreto, me dice con
suave voz, - yo sueño -, sueños rosados llenos de luna y de mar donde nubes peregrinas bañan de
lluvia el Rosal y al lado de Margarita
quiero yo siempre soñar con un mundo de ilusiones, libre de todo mal, donde yo cante contigo
saboreando la amistad, con un rezo peregrino de amor y fraternidad.
¡Oh! exclame,...- que hermosa eres, de dónde has venido, cómo te llamas, y me respondió
pensativa... de la Tierra y de las estrellas,... de las nubes y del sol,... de la luz de la luciérnaga,...
del perfume de la flor de la brisa que nos mece... del canto del Ruiseñor. Mi nombre Lucy
Armonía y amo al mundo con pasión.
-Que mundo tan extraño éste me respondí,-aquí nadie se muere ni sufre de angustia, ni de dolor,
me quede con la soledad del silencio y acuse mi oído; en lo más profundo de aquel mundo
maravilloso de danzas, de giros, de secretos, de fábulas, de armonía de tiempo no contado de
música, y sonidos... me recordé de Lilia con la imagen y el sonido... y me deje llevar suavemente
por aquel acompasado "TRALALA" de las abuelas que venían perseverantes y risueñas con su
"Palomita Blanca", con su "Periquita» acuesta, durmiendo a los más pequeños y Alecia en el
medio de ellas, con su figura sencilla, con su pianito portátil, con su partitura abierta, recogiendo
tradiciones que cantaron las abuelas, en aquellas mecedoras tejidas con finas hierbas, con aromas
de mastranto, con colores de Cayena, donde yacen y perduran las virtudes de "Santa Ana", el
ritmo del "Arrorró", la búsqueda de "Doña Ana" o el canto de la "Muñeca Azul"...
Alecia, dialogó con esa mecedora y prometió darle rostro de mujer, cantando "Duérmete mi Niño
que tengo que hacer lavar los pañales, sentarme a coser"... la música le imprime la cadencia a la
cotidianidad y el sueño llega a los ojos con la sabiduría de solventar el tiempo útil para el deber.
Sigo el orden armónico del Tralala, y observo Los Tataracantos como los llama Alecia, los
cuales han atado eslabones afectivos de abuelas y nietos en una danza de notas peregrinas que
cuentan la vivencia costumbrista de muchos pueblos... "El Monigote", "El Riqui Ran", y los
paseos del viejo "Don Ramón" con su flor en la solapa y zapatos sin puntera y sin tacón.
Sigo mirando el lenguaje de la música, y me digo, -esto no solo es secreto sino simbólico y
mágico-.
La tarde se vuelve lila y del manantial de Vicente Emilio Sojo, salen "Maripositas" blancas y
amarillas para entonar el canto del adiós, saludando a las estrellas de Aquiles Nazoa y Antonio
Lauro.
Todo se vuelve azul, y en el patio de la escuela... o en la sombra del Samán "Los pollos de mi
cazuela" danzan, vienen y van.
La pájara pinta salta desde su verde limón, "y con el pico picaba la hoja y con el pico picaba la
flor". El espacio se impregna de la voz de los pequeños y pequeñas del lugar...
Todo parece sentirse, vivirse, amarse y perseverarse en el "TRALALA" de las abuelas de hoy y
Alecia se vuelve mar, música y "Caracol" caminando despasito con vigilia y con pasión,
preguntando con denuedo: "¿amiguito te quieres bañar? él la mira complacido y se oculta... en su
casa naturalCerrando viene la tarde... la resonancia es cantar, es el manguero que llega pregonando en la
ciudad: con su carreta cargada, anuncia a la vecindad, sus mangos verdes... maduros, que de
Chacao vienen ya y si usted no se apresura, éstos... se acaban ya.
Quienes son estas mujeres, que el alma hacen vibrar, con canciones de esperanzas, con sueños de
libertad, con Relatos Encantados de niños y niñas que quieren volar, en un universo abierto a
toda la humanidad.
Son ellas: Vitalia Muñoz de Chacin, educadora y poeta, mujer creadora sencilla y bondadosa,
formada con calidez de pueblo y caricia de perenne primavera, hechura de un ambiente bucólico
y de un entorno familiar -modelador del alma humana-para la hermandad, la vocación del bien,
la poesía y del quehacer cultural, hoy en este poemario "El Universo Canta y Gira" rico en vivencias y sonoridades líricas, nos regala las espigas doradas de ese trigal intimo que ha
cultivado con amor y delicadeza.
La poesía de Vitalia es fresca como el agua de los manantiales de Canoabo, el pueblo que la vio
nacer; pura como el aire de sus montañas y sencilla como la vida de ese lugar escondido entre
serranías.
Lilia Barreto de Bonnemaison trujillana, licenciada en letras, con más de treinta años en el
ejercicio docente es autora dé "Bellezas y Secretos de la Literatura Infantil" obra dedicada
especialmente a los docentes, quienes tienen la difícil tarea de lograr con la palabra el sueño y el
ensueño de los niños. Las herramientas para obtener los mejores resultados, están plasmados en
plasmados en cada uno de los capítulos, que han sido elaborados por la autora como producto de
estudio, investigación y experiencias vividas, confiada en la fuerza que despliegan la poesía, el
cuento, el teatro, el folklore, y también la impronta de la imagen. Ha publicado varios trabajos
entre ellos: "José Rafael Pocaterra y la Llama de una Vela de Gastón Bachelard", "Glosas
Travesuras de mi Lápiz". Ha sido reconocida Personalidad del Año 1998 por la Organización de
Periodistas Iberoamericanos(O.P.I) en Miami.
Lucy Magallanes de Ortega, maestra de Colmenares arrulladores y sabias en la pedagogía de los
poemas que deleitan a los pequeños pobladores del Kinder y de las aulas primarias y
elementales. La poesía de Lucy es ágil y fácil, pedagógica y simple, lavadita como pañal para el
bautismo y tibia como ropita de Nochebuena así lo afirma María Clemencia Camarán en el
"prologito" de su poemario simplemente niño.
Alecia Castillo, valenciana, fundadora de la Coral Infantil de Valencia y Asesora de varios coros
infantiles en Venezuela. Ha publicado obras de Derecho y de Música. Ha grabado cinco discos
de música para niños. Compositora de música para el teatro infantil y programas de televisión.
En su Tralalá recopila las canciones infantiles que tradicionalmente han cantado los niños venezolanos. Al presentar este rico repertorio, Alecia Castillo ha querido colaborar en preservar del
olvido hermosos temas e incorporar nuevas canciones seleccionadas por su valor literario y
musical.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada