Aqui estoy tranquila La danza de las horas llega La danza de la espera sigue. Yo soy la vida.

viernes, 6 de septiembre de 2013

"Año 1971...No aguanto más" (Libro inédito) (VI)

NO AGUANTO MAS

No aguanto más, ver a los Sindicatos y Sindicalistas,
destruyendo a Venezuela. Estrangulando todo. Y TODO
ES TODO. Me disculpan, pero donde hay Sindicatos o
Sindicalistas, no hay unión. Solo desarmonía.
Nadie trabaja. La holgazanería impera por todos lados.
Solo se oye…. Eso no me toca. La palabra colaborar
fue borrada del léxico. Todos reclaman sus derechos.
El deber lo cumple el tonto. La palabra Pensión y la
palabra jubilación están de moda. Todos sacan cuentas
para ver cuánto les toca. En bolívares, no es responsabilidad.

REFLEXIONEMOS
                               Señores Dirigentes Sindicalistas, los
auténticos y los seudodirigentes.
Recuerden la historia de un hermano país. La Suiza de
América. ¿Qué pasó? No los aben, pregúntenlo.
Recuerden sus derechos. Cumplan con su deber.
Venezuela es una Madre generosa.
Venezuela es una Madre agradecida.
                                                               Lucy



NO AGUANTO MAS

                               Ver y oír a los Maestros sobre
dinero. Aumento de salario. Aumento de todo lo material.
No hay multígrafo…. No puedo trabajar. No hay aire
acondicionado…. No puedo trabajar.
¿Y los niños? Que importa. Son un medio para ganar
dinero. Prestigio, figuración, medallas y prebendas.
Yo soy maestra. Me muevo en ese ambiente. Lo veo,
lo palpo, lo conozco. Bueno no digo nada que no se
pueda comprobar. Maestros enfermos. Maestros quejosos.
Maestros nerviosos. Maestros mal educados.
Desaliñados, gritones, impacientes.
¿Son educadores?
Muy pocos maestros dice, deseo aumentar mi caudal
de conocimiento. Mejorar mi vida y ser sano de cuerpo y
mente, para beneficio de los niños bajo mi responsabilidad.

REFLEXIONEMOS
                Los niños son en nuestro país, la piedra angular y
básica de la Venezuela del futuro.
Los maestros del presente son los forjadores de esa Venezuela.
Lo que ahora sembremos, germinará y sus frutos serán calificados.
Pedimos a Dios iluminación, sabiduría y amor, para los forjadores
de los hombres y mujeres que conducirán el destino de
nuestra rica, hermosa y amada patria. Venezuela libre.
Hermano maestro, la misión es delicado y de gran responsabilidad.
                Venezuela confía en nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada