Aqui estoy tranquila La danza de las horas llega La danza de la espera sigue. Yo soy la vida.

miércoles, 9 de abril de 2014

Un recuerdo con todo mi amor a Francisco "Paco" Ortega, mi amado esposo, dirigente sindical, miembro de la resistencia a la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, quien sufrió cárcel, torturas y persecución, a quien rindo homenaje hoy 9 de abril del 2014, 54 años después del mitín que en Maracaibo (Edo.Zulia), marcó la fundación del partido Movimiento de Izquierda Revolucionaria del cual formamos parte por muy corto tiempo para luego retirarnos ante los caminos que siguió tiempos después.Siempre recordaré a "Paco" como ese hombre talentoso, exageradamente bondadoso, valiente y solidario, pero por encima de todo, desbordante en alegría, humildad y rectitud. Para todo, aún en las circunstancias más difíciles, tenía una sonrisa amplia y fácil...Una frase de apoyo solidario y optimismo...



Mitin del MIR en Maracaibo. 09 de abril 1960. Venezuela: Se crea el Movimiento de Izquierda revolucionaria (MIR)

Se instala en Caracas la Convención Nacional causante de la primera división de Acción Democrática dirigida por Antonio Delgado Lozano, Domingo Alberto Rangel, Simón Sáez Mérida, Gumersindo Rodríguez, José Rafael Muñoz, Jorge Dáger, Silvestre Ortiz Bucaran. Americo Martín, Jesús María Casal, Rómulo Henriquez y Lino Martínez.El 8 de abril de 1960, hace 54 años aparece el documento de los “Jóvenes de AD a la Dirección Nacional y militancia del Partido”. Ese documento, en cierto modo, marca el rompimiento público, de aquella luminosa ala izquierda de AD, con quienes controlaban al partido, con éste y el gobierno. Fuimos una agrupación mayoritariamente de jóvenes profesionales, intelectuales, estudiantes, obreros, campesinos, que concebíamos que la vieja y heroica organización, que en definitiva habíamos mantenido en los últimos años de lucha contra la dictadura, debía estar destinada a la liberación del pueblo venezolano y  las luchas antiimperialistas.
La clandestinidad urbana durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez nos impuso un estilo de vida, disciplina y rigurosidad que sólo quienes la vivimos podemos entender en su real dimensión, los valores y principios que hicimos vida y carne.  En 1960 pese a que el triunfo electoral de Rómulo Betancourt fue una realidad, debe la historia reconocer que en gran medida esa victoria se debió a nosotros, a nuestra activa participación, esa ala izquierda luminosa que a partir de esa fecha comenzó a ser estigmatizada como "aquellos disidentes". El nuevo grupo político, en los primeros meses, dejó a Rómulo Betancourt, AD y al gobierno, huérfano de apoyo popular. Tanto que el dirigente de AD, José Vargas, quien fuera Presidente de la CTV y uno de sus pilares principales expresó: "Es que cuando Uds., los muchachos, se fueron, no pudimos evitar la derechización del partido"..."Paco" a pesar de su retiro de la vida política al poco tiempo, nunca dejó de ser el mismo "cabeza caliente", como nos bautizara Rómulo Betancourt.  "Paco" siempre fue fiel a sus ideales y se distancia del recién fundado partido por los errores cometidos y equivocadas políticas que decidieron la asunción del marxismo-leninismo como ideología en sus filas y haber caído bajo el influjo de la Revolución Cubana y por ende de Fidel Castro, hecho que era inevitable en aquellos años de 1960 cuando se puso de moda dicha Revolución...
Pocos días después, en aquel retumbante entonces mitin de Maracaibo, el 9 de Abril de 1960 nace la organización ADI (Acción Democrática de Izquierda), que casi inmediatamente, en el 1er. Congreso fundacional, realizado en Caracas, cambia al nombre de MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria). Partido que en ese mismo evento se definió como marxista leninista, después de un intenso, profundo y largo debate que determinó, que ese mismo día, un personaje vinculado a la radiodifusión y por entonces muy conocido, decidiese apartarse del recién nacido movimiento. Pero también uno de los proponentes de la definición, el Ingeniero Celso Fortoul, de los destacados y nombrados entre el grupo dirigente allí reunido, no tardó mucho en retirarse de la organización y volver al partido de gobierno. Lo que al parecer, nos ratificó la idea que no es bueno el discurso si las acciones no lo confirman y hasta que es en veces mejor el hacer que las definiciones, como de nada sirve hacer buenos diagnósticos y proceder sin concordancia.

Francisco "Paco" Ortega murió con el honor nunca mancillado de haber sido fiel a si mismo y a sus más profundas convicciones.Quienes le conocimos y tratamos o lo amó como yo, en la mayoría de los casos menores que él en edad, en aquellos días, en medio de grandes debates, complicados, hasta excesivamente adornados, meticulosos y muy olorosos a tinta, pudimos percibir el cariño y la bondad que prodigaba. Además de su talento y humildad, puesto de manifiesto en esas discusiones, desbordaba alegría y el don para no dejarnos perder la calma. Aquellas no fueron discusiones para pedir canonjías, puestos en el gobierno, candidaturas, contratos, sino sobre filosofía, marxismo, hegelianismo, existencialismo, keynesianismo, capitalismo, socialismo, el pensamiento de los clásicos. Y también, podíamos hablar de literatura y argumentos espirituales...
Con esta nota honro su memoria...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada