Aqui estoy tranquila La danza de las horas llega La danza de la espera sigue. Yo soy la vida.

viernes, 19 de abril de 2013

¿Quién es Angela Lucinda (Lucy) Magallanes Millán de Ortega?

Lucy Magallanes Millán y su maestro el Dr. Luis Beltrán Prieto Figueroa.



Lucy no es un ser humano que pueda definirse como a otros con un simple adjetivo, o una frase que la
circunscriba a un cliché o permita encerrarla en una gavetica donde se guardan catalogadas como fichas temáticas, la mayoría de las personas que uno va conociendo a lo largo de los años. ¡NO!...Ella es muchas cosas sin perder lo esencial de su SER, y su obra abarca un universo infinito.
Hace tiempo se me ocurrió obsequiarle algo imperecedero, como Lucy lo merece, y de esa idea surgió este blog como un homenaje a ella, a su vida en pro de la humanidad de la forma que sólo las almas nobles pueden realizar...A nuestra amistad, a su cariño verdadero que nunca ha variado, que nunca me ha abandonado desde que la conocí en 1976 cuando comenzó mi andadura por las instituciones dedicadas a la cultura en Valencia (Edo. Carabobo) y ha permanecido incólume aún en los momentos de mayor oscuridad en mi vida...hasta el presente.
Creo que Lucy merece ser una barca muy femenina que surque el vasto mundo de la web, para que quienes navegan en él  conozcan a esta mujer venezolana excepcional y a la vez muy humilde, como SON las mujeres nacidas en esta Patria de Simón Bolívar...con todos sus principios, valores y valentía, característicos de nuestra identidad, que como el roble se mantienen firmes pero como el bambú se dejan besar por el viento, aunque no sucumban ni aún en estos días de tanta incertidumbre y cambios que van más rápido que el tiempo. Recuerdo cuando siendo estudiante Don Pedro Grases en nuestras sesiones de trabajo en las madrugadas caraqueñas en el Museo Bolivariano me decía: "Las mujeres venezolanas son realmente maravillosas, son las que han hecho con su pulso al país aunque nunca han sido reconocidas como debe ser"
por eso a través de Lucy honro también a las generaciones de mujeres que desde tiempos inmemoriales han ido tejiendo este colorido tapiz que es Venezuela...han parido a esta Tierra de Gracia.
Lucy "es menuda como un soplo", como describe Joan Manuel Serrat al gorrión de su canción, sabia, con esa profundidad que dan los saberes vividos intensa y auténticamente en diferentes aspectos humanos y divinos, en momentos históricos de la convulsa mitad del Siglo XX venezolano, pero sobre todo es poseedora del don de la magia del amor, que transforma la materia por diminuta que sea con solo tocarla...
 Mi amiga, por supuesto, tiene una historia de vida, ésa que hay que llenar en las planillas que pretenden
darnos a conocer con el rimbombante nombre latino de Curriculum Vitae...

ANGELA LUCINDA (LUCY) MAGALLANES MILLAN nació en Caracas el 2 de setiembre de 1930
en manos de una humilde partera negra, a la que tuvieron que recurrir pues la partera de coche y alcurnia
que recibió a Doña Adela Rosa de Magallanes, que proveniente de Turmero (Edo. Aragua) se fue a Caracas a dar a luz a la "niña Lucy", había pronosticado el parto para la tarde, y nuestra inquieta bebita nació en la mañana...y "enmantillada"(1)...Las cenizas de las tres membaranas fetales que la cubrieron fueron regadas en el entonces caudaloso río "Tocuyo".
(1) Este calificativo, aceptado por la Real Academia Española de la lengua como propio de Venezuela, está vinculado etimológicamente a la palabra mantilla. 

De esta manera, la prenda de lana o seda que se utiliza para cubrir a los niños (mantilla) se relaciona con la membrana que recubre al neonato. De ahí que, los venezolanos se refieran a esta membrana protectora con un derivado de la palabra mantilla. 

En Venezuela, se dice que un niño es enmantillado cuando nace envuelto por tres membranas fetales, lo que protege al niño durante el proceso de gestación. 
Todas las personas no nacen con estas membranas, por lo que su extraña presencia es tomado como una señal de buena fortuna. 

De hecho, tradicionalmente algunas madres, al darse cuenta que sus hijos poseían esta "mantilla", la despegaban con cuidado y la guardaban como si se tratase de un tesoro. 

Quizá esta costumbre tenga su origen en la cultura ancestral de los warao. Este pueblo indígena tiene la creencia de que si un bebé nace enmantillado, posee dones tan especiales que de adulto puede volverse un wisiratu (figura chamánica). 

Los warao realizan dos tratamientos especiales con esta membrana adicional: la ponen a secar y luego pulverizan para que el niño la consuma o, simplemente, la conservan como una reliquia para que el bebé tenga suerte en la vida.

Esta creencia venezolana, tiene como pilar la convicción de que el individuo que nace recubierto por esta membrana ha sido bendecido por la divinidad. Se trata de un tema netamente espiritual y de tradición ancestral. 

En definitiva, el enmantillado es considerado como una persona muy afortunada, para quien todos los caminos hacia el éxito están signados por su nacimiento. 

En el Estado Falcón donde vivía la familia Magalanes Millán, Lucy fue preparada por institutrices. Su padre Don Manuel Magallanes tenía un aserradero que en épocas de crecidas se servía de los árboles que arrastraba el río "Tocuyo" en su paso caudaloso. Poseían un bungalow, tipo americano, con la construcción varios metros sobre el suelo, para que la casa no sufriera daños durante la temporada de lluvias, y en verano esa posible sitio de juego de los niños de la casa.


Allí vivieron hasta la caída de la dictadura del General Juan Vicente Goméz (24 de julio de 1857,La Mulera, Edo Táchira - 17 de diciembre de 1935, Maracay, Edo. Aragua) en 1936 para radicarse en Chichiriviche en una casa con la playa al fondo, luego a Tucacas y por fin radicarse para siempre en Valencia (Edo.Carabobo) pues los hijos debían estudiar en buenos colegios.

Estudió Primaria en el Colegio "Nuestra Señora de Lourdes" en Valencia (Edo. Carabobo)
y Secundaria en la Escuela "Simón Rodríguez" en la misma ciudad, recibiendo el título de Maestra, profesión a la que entregó su vida con un inmenso amor por lo que esa carrera significa no sólo para los niños sino para el ser humano en general que requiere ser acompañado por otro, que le sirva de guía o consejero.
Lucy asumió muy bien su compromiso con la educación, definida como acción que lleva implícita la intencionalidad del mejoramiento social progresivo que permita que el ser humano desarrolle todas sus potencialidades.

A lo largo de este blog, iremos conociendo la obra de Lucy Magallanes en los diferentes mundos que como
MAESTRA realizó dentro de su gran compromiso con la formación y enriquecimiento del alma del ser humano integral...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada